Archivos de febrero 12th, 2015 | Página de los Archivos del Día

“YA SE QUE USTEDES NO APLAUDEN”… ESPONTANEIDAD DEL PRESIDENTE DE MÉXICO.

Jueves, febrero 12th, 2015

CONVERSANDO EN DEBATE

RICARDO GARCÍA TREVIÑO

Lic. Ricardo García Treviño

Hola, te saludo con el gusto de siempre. En un gesto espontaneo, ante periodistas, con trato de un asunto de Estado; el Presidente de México, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, el Ejecutivo Federal, al término de su discurso asienta “Ya sé que ustedes no aplauden” y se encamino fuera de su estrado.

Con ello; con lo anterior, las “redes sociales”, que no son redes, ni son sociales, ya que a estas alturas son verdaderos monopolios al servicio del corporativismo mediático o político, empiezan a mofarse; mofa que se extingue con el trascurrir del tiempo y que solo deja, un dejo de maloliente estela.

¡Por Dios! Eso no es periodismo, ese tipo de forma de ser, no solamente es poco caballeroso, sino es elegantemente vulgar, además de subversivo, tal como lo entiende la real academia española, “trastornar, revolver, destruir, especialmente en lo moral”. ¿En la moral de quién? ¿De quién? De ENRIQUE PEÑA NIETO, no, de Él, no. México, tiene un Presidente de la Republica, de la nación mexicana, dónde hay muchos mexicanos que lo honramos, lo queremos y le deseamos lo mejor en la conducción de nuestros destino colectivo, como los es ENRIQUE PEÑA NIETO.

Enrique Peña Nieto

Nada es más dañino a un pueblo, que tener unos medios de comunicación, ensoberbecidos y ensordecidos, envueltos de falsa intelectualidad y poseedores de su verdad; para ellos, única verdad, al servicio de su “intelectualidad”.

Querido lector, obligado se está a ser un paréntesis, vienen a mi mente grandes periodistas mexicanos, como , JACOBO ZABLUDOVSKY, ADELA MICHA, RICARDO ROCHA, PASCAL BELTRAN DEL RIO, JORGE FERNÁNDEZ MELÉNDEZ, y otros tantos más, que enaltecen la letra española, en nuestra mexicanidad, que no riñen con decir el molde de los hechos y su interpretación genuina, a ellos y a tales, no nos referimos, nos estamos refiriendo a aquellos que maltratan nuestras instituciones y que ríen en cuanto su mediocridad les da la oportunidad de hacerlo.

“LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN, SE REGORDEA CON LA CORRUPCIÓN Y LO INMORAL”. Brillan, en la obscuridad de lo obscuro, unas personitas, que en nuestro hábitat, no merecen,  ni siquiera que mencionemos sus nombres.