ALEJANDRO JUNCO DE LA VEGA ELIZONDO; CON LOS OLORES DE UN PANISMO DECADENTE Y EL PRESIDENTE DE MÉXICO.

CONVERSANDO EN DEBATE

RICARDO GARCÍA TREVIÑO

Lic. Ricardo García Treviño

Hola, te saludo con el gusto de siempre. Se es consciente que para el noticiar actual, los horrores del calderonismo, no existieron; horrores y desfalcos al presupuesto público, son cosas de un pasado, que para ellos no existió.

Manejo; manipulación, engaño, las especialidades del grupo periodístico que dirige el Sr. Alejandro Junco de la Vega Elizondo. Nuestro criterio respecto a tal periodismo, no es aislado, no somos los únicos que así lo pensamos, una gran cantidad de gente pensante.-lectores.-lo sabe, ya que aquí nació su periódico, le conocemos, desde la cuna, sus diabluras.

Alejandro Junco de la Vega

Alejandro Junco de la Vega

Enumerarlas sería ocioso, en múltiples ocasiones y en uso de la libertad de expresión, esta columna circunstancialmente lo ha denunciado.

De un tiempo atrás a la fecha, no fue así, cuando se empezó a publicar hace veinte seis años, tres meses, al principio le consideramos.-periódico el Norte.-un icono, una representación, un orgullo para la ciudad de Monterrey; el Estado de Nuevo León, pero no ahora, hoy por hoy, las opiniones que imperan es que en dicho rotativo, “la verdad si es negociable”. Inclusive en más de una ocasión, fue llamado el “Halcón mayor”, por la percepción que tiene la gente de a quienes verdaderamente le es útil su periodismo. Dicho epíteto se recogió de una reunión; carne asada, entre amigos, acá en el norte. No me pertenece, la distinción de tal adjetivo calificativo, ya que además de ingeniosa, es veraz; 100% verídica, por lo tanto, no es verdad, “que la verdad no es negociable”.

Independientemente de lo anterior e independientemente de su línea periodística, alejada del contorno social; del bien común, del interés comunitario, el periodismo del Señor Junco de la Vega Elizondo, es el encubridor de la fechoría del Partido Acción Nacional y por ende un golpeador constante de la oposición de dicho partido político, sobre todo el Partido Revolucionario Institucional; el PRI. El Norte y Reforma, vocería del panismo y aporreador del Priismo.

Ahora bien, respecto a su discurso, el pronunciado ante su público, compuesto por consejeros, periodistas y analista a su servicio, ya que esto último, sería ingenuo pensar, que les está devengando un honorario, para contravenir sus intereses económicos; políticos y periodísticos, estos últimos.-interese económicos, político y periodísticos.- llenos de suspicacia y duda.

Bien le haría a la salud y ética periodística, hacer público sus estados financieros del 2000 al 2012, cuando el periódico creció a tambor batiente. Demuéstrenos que la “verdad no es negociable”, ya que en estas tierras norteños, mucha gente, piensa lo contario, ya que en honor a la verdad, el periódico el Norte, cada vez circula menos, de ello se está seguro. La evidencia esta en las calles y casas de nuestra área metropolitana, que dicho sea de paso, los supuestos atentados que sufrieron sus agencias oh oficinas, en San Pedro; Monterrey y Guadalupe, causaron hilaridad.-EN SAN PEDRO HUBO CARCAJADAS.- por los chusco y burdo de tales operativos. Dichos “atentados” fueron cuando estaba en su apogeo la crisis de inseguridad en Nuevo León, con un ALTO INDICES DE ASESINATOS DIARIAMENTE, basta recordar los sucesos del Casino Royal, en Monterrey y el trato que el periódico el Norte le dio.

Entre las víctimas de Ayotzinapa y el Casino Royal, no tiene por qué haber diferencia, y obviamente para el Norte y el Reforma, si la hay. La noticia del Casino Royal, termino en una chacota… “los quesos de Oaxaca”. La tragedia fue periodísticamente encubierta y los autores materiales asesinados. Ayotzinapa, una burda orquestación desestabilizadora; cobarde y oportunista, donde el Reforma y el Norte, forma parte importante de tal funesta “melodía”.

Por último, considerarse el Sr. Junco de la Vega Elizondo, el “Robin Hood” del periodismo mexicano, es una falacia; un embuste, una pobre fantasía, sin consecuencia alguna, fuera de sus ámbitos personales, pero si cabe la pregunta, ¿cuantos periodistas de esos rotativos, fueron asesinados, en el sexenio de la muerte? “Coencidencialmente”, ninguno. Todos salvaron el periodismo “agresivo y veraz” de los grupos delincuenciales.

Ahora bien, en cuanto considerar, de parte del Sr. Junco de la Vega Elizondo, al Presidente de México, nazista, es una barbarie, un exceso, un abuso de la libertad de expresión; en expresión de un fanatismo y ceguera indescriptible, que el estado actual de la política gubernamental lo tolera y lo acepta sin beligerancia alguna, por lo contrario, ENRIQUE PEÑA NIETO, convoca a la UNIDAD NACIONAL, para consolidar el Estado mexicano y reencontrar lo que todo el mexicano bien nacido quiere, paz; seguridad, justicia social y desarrollo sustentable. “La verdad no es negociable”. Slogan; simplemente slogan sin contenido ético y moral.

Comentarios están Cerrados.